Al aire ahora

No hagas el mal, y el mal no se apoderará de ti, reza la Biblia. Se desconoce si lo que le pasó a este ecuatoriano fue una indirecta divina, el karma instantáneo o una mera casualidad del destino, pero de lo que no quedan dudas es que el desarrollo de un inocente intento de jugar con un gato no cuadró en lo que esperaba el hombre.

Estaba descansando en su auto en Guayaquil cuando en el parabrisas apareció un felino, curioseando por el nuevo entorno. Sin pensarlo dos veces, el hombre intentó asustar al animalito, golpeando el parabrisas con el pie desde dentro. Tras el primer golpe, el gato se apartó, pero como la curiosidad pudo con él, volvió a acercarse al extraño calcetín rojo en movimiento.

Con el segundo golpe, el cristal se rompió, y como el video del incidente acaba justo en este momento, se puede deducir que el hombre dejó los intentos de infundir miedo en el felino. El hecho tuvo lugar el 19 de octubre, pero ha sido publicado por ViralHog este lunes.

¿Qué sientes? Comparte tu opinión

Comentarios