Al aire ahora

Según la Organización Nacional para los Derechos Humanos, la ‘app’ podría acabar con la libertad religiosa en el país asiático.

El lanzamiento de una aplicación móvil que permite a la gente denunciar creencias religiosas que consideren “equivocadas” provocó en Indonesia la preocupación de la Organización Nacional para los Derechos Humanos, que teme que podría incrementar la persecución contra grupos minoritarios en el país, informa Reuters.

La llamada ‘Smart Pakem’, una ‘app’ elaborada por la oficina del fiscal de Jakarta, incluye una lista de creencias y organizaciones prohibidas y entre sus funciones tiene un modo de denunciar ‘herejías’ o brindar información sobre sectas o creencias no admitidas. De tal forma, sus usuaruos pueden reportar cuanto sepan sobre grupos que practican creencias distintas a las seis religiones reconocidas oficialmente en Indonesia: islam, hinduismo, catolicismo, budismo, protestantismo y confucianismo.

Según la Organización Nacional indonesia para los Derechos Humanos, el uso de esa aplicación podría potencialmente conllevar una violación de la libertad religiosa proclamada en el país, reporta The Jakarta Post.

“Puede dar lugar a persecuciones, violencia y criminalización”

La ‘app’ puede tener “consecuencias peligrosas y causar la desintegración social“, destacó Amiruddin Al-Rahab, directivo de la Comisión Nacional de Derechos Humanos en Indonesia. “Cuando los vecinos se denuncian uno a otro, entramos en un campo problemático”, dijo a Reuters.

La aplicación “puede dar lugar a persecuciones, violencia y criminalización” afirmó a The Jakarta Post otro comisionado de la organización, Choirul Anam. “Contradice el propósito gubernamental de crear una cultura de respeto mutuo y tolerancia”, añadió.

Por su parte, Nirwan Nawawi, portavoz del ministerio fiscal del país, explicó que su objetivo consiste en “dar un acceso más fácil a la información sobre las creencias en Indonesia, educar a la gente e impedir que siga el adoctrinamiento de un individuo o grupo que no se corresponda con la legislación”, según un comunicado recibido por AFP.

Aunque Indonesia sostiene en su Constitución la libertad de culto, la fiscalía tiene autoridad para monitorear religiones en el caso de que estas puedan considerarse como una amenaza para la comunidad.

¿Qué sientes? Comparte tu opinión

Comentarios